Cargando. Por favor, espere

S TSJEX 11/10/2018

Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, Sala de lo Social, Sentencia 588/2018 de 11 Oct. 2018, Rec. 540/2018

Ponente: Bravo Gutiérrez, Pedro.

Nº de Sentencia: 588/2018

Nº de Recurso: 540/2018

Jurisdicción: SOCIAL

Diario La Ley, Nº 9338, Sección Jurisprudencia, 16 de Enero de 2019, Editorial Wolters Kluwer

LA LEY 167873/2018

ECLI: ES:TSJEXT:2018:1175

Futbolistas profesionales: el incumplimiento de la promesa de renovación no equivale a un despido

Cabecera

FUTBOLISTAS PROFESIONALES. Falta de acción para reclamar por despido.Carece de acción pues no ha existido el despido contra el que reclama. La relación con el club fue finiquitada la temporada anterior. El hecho de jugar partidos con el club en pretemporada no determina por sí solo que se tratara de una prestación de servicios. Se trata, en todo caso, de un incumplimiento de una promesa u obligación de concertar un futuro contrato de trabajo.

Resumen de antecedentes y Sentido del fallo

El TSJ Extremadura desestima el recurso de suplicación interpuesto frente a resolución del Juzgado de lo Social nº3 de Badajoz que deniega la existencia de despido.

Texto

T.S.J.EXTREMADURA SALA SOCIAL

CACERES

SENTENCIA: 00588/2018

C/PEÑA S/Nº

CACERES

Tfno: 927 62 02 36-37-42

Fax:927 62 02 46

Equipo/usuario: MMC

NIG: 06015 44 4 2017 0002684

Modelo: N31350

TIPO Y Nº DE RECURSO: RSU RECURSO SUPLICACION 0000540 /2018

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DSP DESPIDO/CESES EN GENERAL 0000659 /2017 JDO. DE LO SOCIAL nº 003 de BADAJOZ

Recurrente/s: Gines

Abogado/a: MIGUEL ANGEL VILLALBA DOBLAS

Recurrido/s: CLUB DEPORTIVO EXTREMADURA UD

Abogado/a: LEANDRO IZQUIERDO MORA

Ilmos. Sres.

D. PEDRO BRAVO GUTIÉRREZ

Dª ALICIA CANO MURILLO

Dª LAURA GARCÍA MONGE PIZARRO

En CÁCERES, a once de octubre de dos mil dieciocho.

Tras haber visto y deliberado las presentes actuaciones, la SALA DE LO SOCIAL DEL T.S.J. DE EXTREMADURA, de acuerdo con lo prevenido en el artículo 117.1 de la Constitución Española (LA LEY 2500/1978),

EN NOMBRE DE S.M. EL REY

Y POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE

EL PUEBLO ESPAÑOL

ha dictado la siguiente

SENTENCIA Nº588/18

En el RECURSO SUPLICACIÓN Nº540/18, interpuesto por el Sr. Letrado D. MIGUEL ÁNGEL VILLALBA DOBLAS, en nombre y representación de D. Gines, contra la Sentencia número 279/18, dictada por el Juzgado de lo Social Nº3 DE BADAJOZ, en el procedimiento DEMANDA nº659/17, seguido a instancia de la parte recurrente, frente al CLUB DEPORTIVO DE EXTREMADRUA U.D, parte representada por el Sr letrado D. LEANDRO IZQUIERDO MORA, siendo Magistrado-Ponente el ILMO. SR. D. PEDRO BRAVO GUTIÉRREZ.

De las actuaciones se deducen los siguientes:

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: D. Gines, presentó demanda contra el CLUB DEPORTIVO DE EXTREMADURA U.D, siendo turnada para su conocimiento y enjuiciamiento al señalado Juzgado de lo Social, el cual, dictó la sentencia número 279/18 de 7 de junio.

SEGUNDO: En la sentencia recurrida en suplicación se consignaron los siguientes hechos expresamente declarados probados :" PRIMERO- El actor D. Gines inició la relación laboral como jugador con la demandada CLUB DEPORTIVO EXTREMADURA, U.D. en virtud de contrato fecha 4 de enero de 2.017, con una duración inicial hasta el 30/06/17 y posibilidades de renovación y un salario mensual neto de 2.200 euros. Dicho contrato obra a los folios f. 8 y 9 del expediente, dándose por reproducido su contenido en su integridad. SEGUNDO.- Con fecha 15/05/2017, las partes firmaron un acuerdo en virtud del cual rompían todo tipo de vínculo y se hacía entrega al actor de nómina y finiquito, reconociendo el jugador que el club se hallaba al corriente con aquél sin que tuviera nada que reclamar al club. (f. 10). TERCERO.- No obstante la citada resolución, el club comunicó verbalmente al actor que iban a contar con él para la temporada 2017/2018, disputando éste varios partidos amistosos durante la pretemporada (julio y agosto de 2017) y, abonándole el Club en fecha 02/07/17 la cantidad de 2000 euros mediante cheque con vencimiento el 25 de julio de 2017. (folio 11). CUARTO.- Con fecha 20/08/17, el club comunica al jugador verbalmente su decisión de prescindir de sus servicios para la nueva temporada (interrogatorio del actor). QUINTO.- Con fecha de 28/09/17 presentó el actor papeleta de conciliación ante la UMAC, que se celebró el día 23/10/17, con el resultado de INTENTADO SIN EFECTO".

TERCERO: En la sentencia recurrida en suplicación se emitió el siguiente fallo o parte dispositiva : "Que debiendo estimar la excepción procesal de falta de acción apreciada de oficio, DEBO DESESTIMAR Y DESESTIMO íntegramente, la demanda origen de las presentes actuaciones, promovida por D. Gines, contra el CLUB DEPORTIVO EXTREMADURA, U.D., sobre despido, absolviendo a la demandada de las peticiones formuladas en su contra".

CUARTO: Frente a dicha sentencia se anunció recurso de suplicación por D. Gines, interponiéndolo posteriormente. Tal recurso fue objeto de impugnación por la contraparte.

QUINTO: Elevados por el Juzgado de lo Social de referencia los autos a esta Sala, tuvieron entrada en fecha 22 de agosto de 2018.

SEXTO: Admitido a trámite el recurso se señaló el día 11 de octubre de 2018, a las 9.40 horas, para los actos de deliberación, votación y fallo.

A la vista de los anteriores antecedentes de hecho, se formulan por esta Sección de Sala los siguientes,

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El demandante, jugador profesional de fútbol, interpone recurso de suplicación contra la sentencia que desestima su demanda, por entenderse en ella que carece de acción porque no ha existido el despido contra el que reclama ni, por tanto la caducidad alegada por el club sino, si acaso, incumplimiento por el demandado de una promesa u obligación de concertar un futuro contrato de trabajo.

El primer motivo de recurso se dedica a revisar los hechos que se declaran probados en la sentencia recurrida, pretendiendo nueva redacción para el segundo, el tercero y el cuarto.

No puede prosperar la nueva redacción propuesta para el hecho probado segundo porque, refiriéndose al documento de finiquito, al remitirse a él la sentencia, a su contenido puede acudirse para determinar sus consecuencias, las cuales no son cuestiones fácticas sino jurídicas que habrán de dilucidarse en otro tipo de motivos del recurso. Como nos dice la Sentencia del Tribunal Supremo de 5 de junio de 2013, rec. 2/2012 (LA LEY 93853/2013), si existe en tales hechos constancia suficiente de las especificaciones que se pretenden adicionar, aunque sea por remisión, tal circunstancia permite a la Sala contar con ellas sin necesidad de introducirlas en la narración histórica de la sentencia.

Tampoco puede prosperar la revisión del hecho probado tercero porque lo que pretende el recurrente es introducir conceptos jurídicos, como "renovado el contrato" o "en concepto de salario" que no pueden acceder al relato fáctico de una sentencia porque, precisamente, se discute si, después de la suscripción del documento al que se refiere el hecho anterior, volvió a existir contrato de trabajo entre las partes y si lo que percibió el demandante puede considerarse o no salario. Se trata, por tanto, de cuestiones que no son fácticas, sino jurídicas y su planteamiento en el recurso ha de hacerse no por el apartado b), sino por el c) del artículo 193 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LA LEY 19110/2011) mediante el examen de las infracciones de normas sustantivas o de la jurisprudencia que se hayan cometido en la sentencia de instancia. Así, nos dicen las Sentencias del Tribunal Supremo de 18 de junio de 2013, rec. 108/2012 (LA LEY 111914/2013), 29 de abril de 2014, rec. 242/2013 (LA LEY 60589/2014) y 16 de julio de 2015, rec. 180/2014 (LA LEY 127110/2015) que "las calificaciones jurídicas no tienen cabida entre los hechos declarados probados, y de constar deben tenerse por no puestas, siendo la fundamentación jurídica su adecuada -y exclusiva- ubicación" y las de 8 de febrero de 2010, rec. 107/2009 (LA LEY 3242/2010) y de 11 de noviembre del mismo año, rec. 153/2009 que "Un motivo de este tipo no puede usarse para introducir calificaciones jurídicas predeterminantes del fallo".

En el hecho cuarto, pretende el recurrente añadir "..., que fue comunicada verbalmente el 31 de agosto y de forma simultánea mediante correo electrónico enviado por D. Roque, empleado del club", sin que tampoco pueda accederse a ello porque, como se mantiene en la impugnación, la revisión se apoya en medios de prueba que no son hábiles a estos efectos, como son el interrogatorio del propio demandante y unos documentos que no pueden determinar ni que se produjera lo que pretenden representar ni la veracidad de lo que en ellos consta.

SEGUNDO.- En el otro motivo del recurso se denuncia la infracción de los artículos 1 del Estatuto de los Trabajadores y del Real Decreto 1006/1985 de 26 de junio (LA LEY 1635/1985), por el que se regula la Relación Laboral Especial de los Deportistas Profesionales, con cita también de una STS y de los arts. 1.254 (LA LEY 1/1889) y 1.282 del Código Civil (LA LEY 1/1889), 55 ET y 15 del mismo RD, denuncia que no puede prosperar.

En efecto, como se mantiene en la STS de 2 de abril de 2007, rec. un. Doc. 4.391/2007, que es a la que debe referirse el recurrente, "la única particularidad que la relación especial de los deportistas profesionales presenta frente a la relación laboral común, es la especificidad del servicio prestado, porque -aparte de lo indicado- requiere la presencia de todos los presupuestos que caracterizan el vínculo ordinario de trabajo" y, por ello, han de regir también respecto a esa relación los principios generales que son de aplicación a la relación laboral común ( art. 21 RD 1006/85 (LA LEY 1635/1985)), en particular respecto a su existencia y, como ha declarado el TS, por ejemplo en Sentencias de 23 y 26 de enero y 17 de diciembre de 1990, es a quien pretende la existencia del contrato de trabajo a quien corresponde la carga de acreditar que concurren tales condiciones. Así, nos dice la primera de esas resoluciones que "en base a lo que dispone el artículo 1214 del Código Civil (LA LEY 1/1889), es el demandante que alega la existencia de un contrato de trabajo con el demandado o demandados, quien está obligado a demostrar la existencia del mismo, es decir la existencia de la relación laboral pretendida, puesto que este artículo 1214 le impone la carga de la prueba a tal respecto, al disponer que "incumbe la prueba de las obligaciones al que reclama su cumplimiento"" y que "Carece de toda base de razón aplicar aquí la presunción favorable a la existencia del contrato de trabajo, que proclama el artículo 8.1 del Estatuto de los Trabajadores, por cuanto que no se ha demostrado que concurran en el presente supuesto ninguno de los puntos o base de partida que este artículo exige para que pueda entrar en juego esta presunción. Esto es claro, toda vez que, a este respecto, es necesario que quede acreditado que el interesado "presta sus servicios por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de otro"".

Lo mismo ha de sostenerse en virtud del art. 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LA LEY 58/2000) pues corresponde al actor la carga de probar la certeza de los hechos de los que ordinariamente se desprenda, según las normas jurídicas a ellos aplicables, el efecto jurídico correspondiente a las pretensiones de la demanda y aquí, para que pueda declararse la improcedencia de un despido, que es lo que se solicita en la demanda, es condición indispensable que haya existido una relación laboral, un contrato de trabajo que la empresa haya querido extinguir.

Aquí consta que entre las partes existió un contrato de trabajo que determinó una relación de carácter especial de deportistas profesionales que se mantuvo hasta el final de la temporada 2016/2017, pero también que esa relación quedó rota por la decisión del club de no contar con los servicios del demandante para la temporada siguiente, suscribiendo las partes un recibo de finiquito y sin bien es cierto que también en la sentencia de instancia se considera probado que en los meses de julio y agosto de 2017, en pretemporada, el demandante disputó con el club varios partidos amistosos, no consta que lo fuera con esas condiciones que determinan un contrato de trabajo. El hecho de jugar partidos con el club no determina por sí solo que se tratara de una prestación de servicios, y que percibiera una cantidad de dinero tampoco lo supone porque lo percibido deba considerarse salario, entre otras razones porque difícil es considerarlo como tal si, aún, suponiendo que ya el día 1 de julio disputara algún partido, el abono se produjo el día 2, pudiendo corresponder, como se mantiene en la impugnación, a conceptos devengadas en la temporada anterior, como, por ejemplo, primas que dependen de resultados que no se conocen sino hasta final de temporada.

Por ello, ante esa falta de acreditación, no cabe sino rechazar las pretensiones del demandante, como se desprende del num. 1 del citado art. 217 LEC (LA LEY 58/2000), según el cual, cuando al tiempo de dictar sentencia o resolución semejante, el tribunal considerase dudosos unos hechos relevantes para la decisión, desestimará las pretensiones del actor o del reconviniente, o las del demandado o reconvenido, según corresponda a unos u otros la carga de probar los hechos que permanezcan inciertos y fundamenten las pretensiones y aquí, como se desprende de lo expuesto, al demandante correspondía la carga de probar la existencia de una prestación de servicios en las condiciones establecidas en el art. 1.1 ET posterior a la extinción de la relación y no ha cumplido con esa exigencia.

Ante lo expuesto, no cabe la aplicación de la presunción en favor de la existencia del contrato de trabajo establecida en el art. 8.1 ET, pues, para que surta efectos se exige la concurrencia de todas las notas que identifican a la relación de trabajo asalariado y, consecuentemente, al contrato de trabajo, resultando, por el contrario, que si no se prueba su existencia, no puede aplicarse tal presunción pues el supuesto de hecho que contempla requiere no sólo la existencia de prestación de servicios, que aquí ni siquiera consta como tal, sino que la misma se realice concurriendo las notas que identifican la relación laboral ( STS de 25 de marzo de 1991).

En definitiva, como en la sentencia recurrida no se han producido las infracciones que en el recurso se denuncia, la resolución ha de ser confirmada y el recurso desestimado.

VISTOS los anteriores preceptos y los demás de general aplicación,

FALLAMOS

Con desestimación del recurso de suplicación interpuesto por D. Gines contra la sentencia dictada el 7 de junio de 2018 por el Juzgado de lo Social nº3 de Badajoz , en autos seguidos a instancia del recurrente frente al CLUB DEPORTIVO DE EXTREMADURA U.D, confirmamos la sentencia recurrida.

Incorpórese el original de esta sentencia, por su orden, al Libro de Sentencias de esta sala.

MODO DE IMPUGNACIÓN: Se hace saber a las partes que contra esta sentencia cabe interponer recurso de casación para la unificación de doctrina que ha de prepararse mediante escrito presentado ante esta Sala de lo Social dentro del improrrogable plazo de diez días hábiles inmediatos siguientes a la fecha de notificación de esta sentencia.Si el recurrente no tuviere la condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social o beneficio de asistencia jurídica gratuita, deberá consignar la cantidad de 600 euros, en concepto de depósito para recurrir, en la cuenta expediente de este Tribunal en SANTANDER Nº 1131 0000 66 054018 debiendo indicar en el campo concepto, la palabra "recurso", seguida del código "35 Social-Casación". Si el ingreso se hace mediante transferencia bancaria deberá incluir tras la cuenta genérica proporcionada para este fin por la entidad ES55 0049 3569 9200 0500 1274, en el campo "observaciones o concepto" en bloque los 16 dígitos de la cuenta expediente, y separado por un espacio "recurso 35 Social-Casación". La Consignación en metálico del importe de la condena eventualmente impuesta deberá ingresarse en la misma cuenta. Si efectuare diversos pagos en la misma cuenta deberá especificar un ingreso por cada concepto, incluso si obedecen a otros recursos de la misma o distinta clase indicando en el campo de observaciones la fecha de la resolución recurrida utilizando el formato dd/mm/aaaa. Quedan exentos de su abono en todo caso, el Ministerio Fiscal, el Estado, las Comunidades Autónomas, las Entidades locales y los Organismos Autónomos dependientes de ellos.

Expídanse certificaciones de esta sentencia para su unión a la pieza separada o rollo de suplicación, que se archivará en este Tribunal, y a los autos principales.

Notifíquese la presente sentencia a las partes y a la Fiscalía de este Tribunal Superior de Justicia.

Una vez adquiera firmeza la presente sentencia, devuélvanse los autos originales, para su debida ejecución, al Juzgado de lo Social de su procedencia, dejando de ello debida nota en los Libros de esta Sala.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN

En el día de su fecha fue publicada la anterior sentencia. Doy fe.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll