Cargando. Por favor, espere

Entrevista a Richard Susskind

«Los tres factores principales de cambio en el sector legal son: el reto del "más por menos", la liberalización y la tecnología»

Entrevista a Richard Susskind

Diario La Ley, Nº 8403, Sección En Primera Persona, 20 de Octubre de 2014, Editorial LA LEY

LA LEY 227645/2014

  • El profesor Richard Susskind es autor, conferenciante y asesor independiente para las principales firmas profesionales y gobiernos nacionales. Su principal área de especialización es el futuro de los servicios legales y, en particular, la manera en que la tecnología e Internet están cambiando el trabajo de los abogados. Ha trabajado en tecnología legal desde hace 30 años. Conferenciante internacional, ha sido invitado a hablar en más de 40 países y ha escrito y editado numerosos libros, además de más de 150 artículos para el Times. Su trabajo ha sido traducido a 10 idiomas.

1. Desde la publicación de su libro The End of Lawyers? (¿El fin de los Abogados?) en 2008, se ha producido una recesión inesperadamente dura que ha afectado a los despachos de abogados a nivel global. ¿Cambiaría hoy alguna de las conclusiones de esa obra?

En cierto modo el libro lo escribí anticipando esa recesión. En particular, destaqué que el reto del «más por menos» iba a constituir uno de los grandes factores de cambio para los abogados. No cambiaría ninguna de las conclusiones principales del libro. Y de hecho en mi último libro, Tomorrow’s Lawyers (Los Abogados del Mañana), publicado en 2013, mis principales argumentos y conclusiones siguen siendo los mismos.

2. Después de 30 años investigando la profesión jurídica, ¿cuáles serán en el futuro los principales factores de cambio en el sector legal?

Creo que existen tres factores principales: el reto del «más por menos» (la presión sobre los costes), la liberalización (o, de un modo más general, la irrupción de nuevos competidores en el mercado), y la tecnología (en especial, las tecnologías relacionadas con Internet).

3. ¿Qué avances tecnológicos cambiarán la forma en que los abogados prestan actualmente sus servicios?

He identificado hasta trece «tecnologías legales disruptivas» en mi último libro. Si tuviese que escoger dos sistemas concretos que van a transformar a largo plazo el mundo legal, yo diría que serían la resolución de conflictos en línea (ODR, Online Dispute Resolution), y el ensamblaje documental automático.

4. Los modelos tecnológicos más avanzados en el sector legal se han centrado hasta ahora en las bases de datos documentales. ¿Cómo cree que deberá evolucionar este modelo en el futuro para cubrir las nuevas necesidades de los abogados?

Temo que no entiendo completamente, o al menos, no estoy totalmente de acuerdo con la cuestión. Si lo que se sugiere es que el trabajo jurídico (como opuesto al trabajo administrativo) se ha visto sobre todo afectado por los sistemas de recuperación de grandes volúmenes de información, en tal caso sí que puedo ver lo que se sugiere. Pero para muchos juristas la investigación jurídica no constituye una parte importante de su vida diaria. Aunque creo que es importante contar con almacenes online de materiales primarios (legislación y jurisprudencia), creo también que para los abogados será más importante contar con conocimientos técnicos, formularios estandarizados, sistemas de know-how y soluciones de formación a distancia.

5. Teniendo en cuenta el desarrollo extraordinario alcanzado por la Inteligencia Artificial y los Sistemas Expertos, ¿qué diría a quienes piensan que la tecnología va a deshumanizar o incluso «robotizar» las relaciones abogado-cliente?

Yo creo que deberíamos dejar que los clientes (el mercado) decidan. Esta objeción normalmente la utilizan los propios abogados. La gran prueba consiste en saber cómo prefieren los clientes que se les asesore. En algunos momentos pueden preferir un servicio muy personalizado; pero si un servicio basado en Inteligencia Artificial resulta fiable, más barato y más conveniente, en mi opinión muchos clientes preferirán éste sobre aquél.

6. Sus libros hacen referencia principalmente a Estados Unidos y Reino Unido. ¿Cree que los despachos europeos van a afrontar retos similares?

Absolutamente. Los despachos de abogados europeos puede que sufran la presión algo más tarde que las firmas americanas y británicas, pero los tres grandes factores que he mencionado antes incidirán en todos los sistemas legales avanzados. Y en algunas jurisdicciones europeas como, por ejemplo, en Holanda, ya se está percibiendo un gran cambio.

7. ¿Qué quiere decir cuando predice que los mercados legales están experimentando un proceso de liberalización?

La liberalización puede adoptar formas muy diferentes. En Inglaterra da lugar a que profesionales que no son abogados puedan ser socios de firmas legales, permite inyectar fondos externos en despachos de abogados, y permite también el establecimiento de nuevas formas de negocios legales, las «estructuras alternativas de negocio» (ABS, Alternative Business Structures). La gran cuestión aquí es que se ha dado entrada en el mercado legal a una competencia nueva, y facilitado a los consumidores una opción más amplia que la que ofrece un mercado legal servido exclusivamente por abogados. Significativamente, la liberalización no es lo mismo que la desregulación. La liberalización no significa «vía libre a todo». Las ABS, por ejemplo, siguen estando reguladas.

8. ¿Cree que los despachos medianos y pequeños podrán sobrevivir en un contexto tan exigente?

A largo plazo (digamos, más allá de los próximos 10 años), a menos que los despachos medianos y pequeños se modernicen, adopten la tecnología, e innoven, muchos de ellos tendrán que luchar para sobrevivir, me temo.

9. Teniendo en cuenta los cambios que anuncian sus libros, ¿qué nuevos perfiles laborales buscarán los despachos de abogados en un futuro próximo? ¿Qué competencias deben adquirir o mejorar los abogados?

He identificado numerosos trabajos nuevos para el mundo jurídico del mañana. Deje que mencione tres. El primero es el ingeniero de conocimiento jurídico, la persona que construye sistemas online de asesoramiento legal. El segundo, el responsable de gestión de riesgos legales, el profesional que ayuda a los clientes a eludir o prevenir riesgos legales (a esto le llamo poner la valla en lo alto del acantilado, en lugar de una ambulancia al pie). El tercero, es el responsable de gestión de proyectos legales, la persona que aplica técnicas de gestión de proyectos para conseguir que las transacciones o los pleitos progresen de una forma más eficaz y más eficiente. Para estos trabajos los abogados tendrán que adquirir competencias en tecnología, gestión de riesgos y gestión de proyectos.

10. Y, para cerrar esta entrevista, díganos por favor qué aconsejaría a un abogado que acaba de comenzar su carrera profesional.

Ésta es fácil. Debería leer mi libro Tomorrow’s Lawyers. Lo escribí precisamente para los abogados jóvenes e ilusionados que quieren entender qué puede depararles el futuro.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll