Cargando. Por favor, espere

“La transformación digital es una men...

“La transformación digital es una mentalidad, una forma de organización y de relacionarte con los demás”

  • 30-4-2019 | Wolters Kluwer
  • Entrevistamos en esta ocasión a Arturo Saez, socio director de Saez Abogados, un despacho que ofrece asesoramiento legal orientado a la empresa, con una fuerte especialización sectorial en el ámbito de Puertos Deportivos y Concesiones Administrativas.
Portada

David Muro. Seguimos entrevistando a abogados y profesionales de distintos despachos, con el ánimo de compartir experiencias y conocer, de primera mano, cómo afrontan el cambio que está experimentando el sector legal.

Hablamos en esta ocasión con Arturo Saez socio director de Saez Abogados, un despacho que ofrece asesoramiento legal orientado a la empresa, con una fuerte especialización sectorial en el ámbito de Puertos Deportivos y Concesiones Administrativas.

Arturo Saez, al igual que su Equipo, es plenamente consciente de la necesidad de adaptarse a una nueva realidad en el sector legal en cuanto a gestión del despacho se refiere. Un despacho de abogados requiere de una serie de herramientas a nivel de procesos, adaptación tecnológica, marketing, recursos humanos o a nivel financiero, como cualquier otro tipo de empresa.

¿Qué cambios resaltarías como los más significativos en el sector legal desde que se fundara Saez Abogados en 1.975?

Sáez Abogados lo fundó mi padre en 1.975 pero yo entré en el despacho en el año 1.987. Desde entonces, han cambiado muchas cosas: la economía y la sociedad española, la Administración de Justicia, la incorporación de un gran número de abogados a la profesión, etc.

Aunque, si hubiera que destacar el cambio que más ha impactado al sector legal en estos años ha sido la transformación tecnológica que ha afectado a muchas cuestiones como la gestión del conocimiento, la organización interna de los despachos y la relación con otros operadores jurídicos tales como los juzgados, los procuradores y los notarios.

Este cambio tecnológico ha permitido aumentar significativamente la productividad de los abogados y nos ha dotado de una gran flexibilidad, al poder relacionarnos con clientes de sitios lejanos de una manera muy eficiente.

¿Qué requisitos demandan actualmente las empresas a la hora de contratar un despacho de abogados?

Destacaría dos tipos de requisitos fundamentales: la proximidad y la versatilidad en su trabajo.

El despacho de abogados ha dejado de ser algo “ajeno” a la empresa. La relación entre ambas entidades es muy próxima, el trabajo se hace formando un equipo, totalmente coordinados. Los teléfonos móviles, el correo electrónico, las plataformas de trabajo on-line han roto muchas barreras.

Con la versatilidad me refiero a que los servicios que se demandan a los despachos son cada vez más amplios, abarcan todo tipo de materias, tanto jurídicas como económicas. En las empresas pequeñas y medianas también el abogado es un “consejero” en sentido amplio, alguien al que se pide opinión sobre los asuntos generales de la empresa.

¿Qué principales características crees que ha de tener un abogado a día de hoy?

La principal es la capacidad de empatizar con los problemas del cliente, poniéndose en su lugar. Todos los clientes no son iguales ni buscan lo mismo de un abogado. Esa capacidad de conectar con el cliente, dando respuestas en el tiempo y la forma adecuados a cada caso.

En relaciones con clientes estables, como es en general nuestro caso, también es importante anticiparse a los problemas y prever soluciones. Muchas empresas nos tienen delegados sus asuntos legales, de tal manera que nuestra gestión no puede limitarse a solucionar problemas sino a evitar que estos surjan.

¿Cómo afrontáis el desarrollo de negocio en la firma?

El desarrollo de negocio en Sáez Abogados gira en torno a varios polos. El primero y más importante es cuidar nuestro día a día, el trabajo que estamos desempeñando, de manera que quien nos conozca desde cualquier óptica (clientes, contrarios, profesionales con los que nos relacionamos, funcionarios, etc) tengan una buena opinión de nosotros. Eso es lo que nos ha permitido llegar hasta aquí.

Para el futuro, estamos haciendo hincapié en la marca como sinónimo de confianza, competencia y eficacia. Para ello contamos con una plantilla en unas condiciones ideales ya que la media de edad de nuestros profesionales ronda los 40 años pero, a su vez, todos cuentan con una larga experiencia, alrededor de 15 años.

La marca a hemos asociado con dos de nuestras especialidades principales: los puertos deportivos y el asesoramiento fiscal a empresas holding. Seguimos siendo un despacho de asesoramiento general, con profesionales de todas las ramas del Derecho que necesita una empresa, pero estamos usando estas dos especialidades para hacernos más visibles.

¿Qué crees que ha de hacer un despacho a día de hoy para conseguir diferenciarse del resto?

Precisamente, lo que comentaba antes: tener unas señas de identidad. Si a los despachos se los conoce por algo que hacen o han hecho, es importante tener uno o varios campos en los que destaquen.

En nuestro caso, empezamos a asesorar puertos deportivos hace unos 25 años. Con el tiempo, hemos ido creciendo en este sector hasta ser uno de sus referentes. También yo ocupo el puesto de Secretario General en la Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos desde el año pasado y el de Secretario de la Agrupación Valenciana de Puertos Deportivos.

¿Cómo afronta Saez Abogados la denominada “transformación digital”? ¿qué tipo de herramientas tecnológicas usáis en vuestro día a día?

Somos un despacho radicado en Madrid y el hecho de que nuestros clientes estén en muchos casos lejos de nuestro despacho, como por ejemplo los puertos, nos enseñó hace ya muchos años que nuestro desarrollo pasa por la tecnología.

Todo nuestro despacho está en la nube, lo que nos hace más eficientes y seguros. Tenemos todo tipo de herramientas web, software e instrumentos que nos permiten desarrollar un trabajo aplicando siempre los últimos avances. Desde hace muchos años, contamos con un asesor tecnológico externo con la función de ir adaptándonos a los nuevos avances que surgen.

De todas formas, la transformación digital no es solo utilizar herramientas tecnológicas sino que va mucho más allá: es una mentalidad, una forma de organización y de relacionarte con los demás. Hace ya bastante tiempo que prescindimos del papel y que implantamos un sistema de calidad basado en estos principios.

Habiendo vivido en primera persona la constitución de un despacho y el desarrollo de una marca, ¿qué le aconsejarías a esos abogados que están pensando fundar su propio bufete?

Es importante buscar un nicho de mercado. En una situación con una gran competencia, no solo hay que diferenciarse sino que hay que tener una razón de ser, una utilidad que en un ámbito determinado no esté satisfecha.

Y lo más importante, que sepan escuchar a los clientes.

Vuestro despacho está muy especializado en un sector como es el de Puertos Deportivos, ¿qué ventajas tiene dicha especialidad sectorial para vosotros?

Una especialidad como la nuestra tiene la doble ventaja de hacernos más visibles de lo que lo seríamos como despacho generalista y, a la vez, tener acceso a través de los puertos a otras empresas que se relacionan con ellos (socios, clientes…) a los que sería más difícil llegar si no tuviéramos esta especialidad.

Nuestro cliente más habitual son las empresas familiares, en las que la propiedad participa en la gestión. Para este tipo de clientes, la confianza es esencial y, a partir de ahí, deciden contratarte en función del binomio calidad-precio.

Este tipo de clientes nos da estabilidad pero hace el crecimiento más lento porque la confianza tarda en crearse. Por eso, la especialidad de puertos deportivos, que nos conozcan otros potenciales clientes a través de nuestro trabajo, nuestras publicaciones y nuestro papel en las asociaciones del sector, presenta una gran ventaja en el desarrollo de la marca y del negocio.

¿Cómo ves el futuro de la abogacía?

El futuro de la abogacía es esperanzador. En un mundo muy regulado, donde cualquier actividad tiene muchas normas que cumplir, el abogado es un componente esencial en el funcionamiento de cualquier empresa.

A nivel de los ciudadanos, también se ha producido en los últimos años un incremento de actividad para los abogados, sobre todo para los que se dedican al derecho del consumo.

CONCLUSIÓN

Arturo es un abogado que cree profundamente en la necesidad de adaptarse a la transformación digital, a la que define como una mentalidad y una forma de organizarse, más allá de una mera adaptación de herramientas tecnológicas.

El socio de Saez Abogados potencia las relaciones de recorrido con sus clientes, quienes buscan, según confirma, algo más que un abogado en el despacho. La empatía con los clientes es básica ya que estos demandan ya no sólo asesoramiento estrictamente legal, si no que hay temas de empresa o económicos sobre los que preguntan a su abogado, quien a día de hoy hace las veces de consultor empresarial.

Saez Abogados predica con el ejemplo, contando con un fuerte proceso de digitalización, algo que se ve completamente necesario y normal en el despacho, al contrario de lo que pasa en muchos otros, impulsado quizá por la juventud y dinamismo de sus miembros y su vertiente empresarial.

La sectorialización es algo fundamental para la estrategia de este despacho, quien apostó desde hace 25 años por buscarse un hueco en un sector como el de Puertos Deportivos, situándose ahora como el despacho de referencia en relación al asesoramiento legal y económico para Puertos Deportivos y Concesiones Administrativas.

La diferenciación, tan anhelada por los despachos de abogados, se ve apoyada por dicha sectorialización, ya que mejora el impacto de los mensajes, el branding y la generación de contenidos desde el bufete, al tener perfectamente claro cuál es el público objetivo al que dirigirse, adaptando la oferta de servicios a sus necesidades actuales y futuras.

Seguimos viendo como los despachos de abogados van tomando plena conciencia de la necesidad de reciclarse y adaptar herramientas que les ayuden a optimizar sus procesos de trabajo, la comunicación con los clientes y su impacto como marca en el mercado. Pero, tal y como concluimos de la conversación con Arturo, para que un despacho se adapte y cambie, todos sus integrantes han de ser plenamente conscientes de la necesidad de cambio.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll