Cargando. Por favor, espere

S JS 24/7/2019

Juzgado de lo Social N°. 5 de Murcia, Sentencia 246/2019 de 24 Jul. 2019, Rec. 666/2018

Ponente: Álvarez Laita, Ramón.

Nº de Sentencia: 246/2019

Nº de Recurso: 666/2018

Jurisdicción: SOCIAL

Diario La Ley, Nº 9544, Sección La Sentencia del día, 27 de Diciembre de 2019, Wolters Kluwer

LA LEY 142802/2019

ECLI: ES:JSO:2019:4490

Prevención de riesgos laborales: el empresario está obligado a prever la conducta imprudente de sus trabajadores

Cabecera

ACCIDENTE DE TRABAJO. Infracciones y sanciones laborales. Atrapamiento de la mano de la trabajadora con una cortadora de fruta que carecía de pantalla de protección. No se ha probado que la trabajadora actuara de forma imprudente, aún así el empresario al adoptar las medidas de seguridad está obligado a prever, no solo la conducta más cumplidora del trabajador, sino también la conducta imprudente. La empresa obro mal pues no adoptó las medidas precisas para salvaguardar la integridad física de la trabajadora y ocultó la gravedad del accidente pese a que le constaba.

Resumen de antecedentes y Sentido del fallo

El Juzgado de lo Social núm. 5 de Murcia desestima la demanda y confirma la sanción impuesta por la Administración a la empresa por vulneración de normativa en materia de prevención de riesgos laborales, con accidente de trabajo.

Texto

JDO. DE LO SOCIAL N. 5 MURCIA

SENTENCIA: 00246/2019

-

AVD.CIUDAD DE LA JUSTICIA S.N - CIUDAD DE LA JUSTICIA - FASE I - CP. 30011 MURCIA - DIR3:J00001069

Tfno: 968-229100

Fax:

Correo Electrónico:

Equipo/usuario: M

NIG: 30030 44 4 2018 0010647

Modelo: N02700

IAA IMPUGNACION DE ACTOS DE LA ADMINISTRACION 0000666 /2018

Procedimiento origen: /

Sobre: ORDINARIO

DEMANDANTE/S D/ña: MARIN GIMENEZ HERMANOS SA

ABOGADO/A: JUAN ANTONIO GALVEZ PEÑALVER PROCURADOR:

GRADUADO/A SOCIAL:

DEMANDADO/S D/ña: CONSEJERIA DE EMPLEO, UNIVERSIDADES, EMPRESAS Y MEDIO AMBIENTE, Virtudes

ABOGADO/A: LETRADO DE LA COMUNIDAD, FERMIN GALLEGO MOYA

PROCURADOR: ,

GRADUADO/A SOCIAL: ,

SENTENCIA Nº 246/2019

En MURCIA, a veinticuatro de julio de dos mil diecinueve.

D. RAMON ALVAREZ LAITA Magistrado Juez del JDO. DE LO SOCIAL N. 5 tras haber visto el presente IMPUGNACION DE ACTOS DE LA ADMINISTRACION 0000666/2018 a instancia de MARIN GIMENEZ HERMANOS SA, contra CONSEJERIA DE EMPLEO, UNIVERSIDADES, EMPRESAS Y MEDIO AMBIENTE, Virtudes , EN NOMBRE DEL REY , ha pronunciado la siguiente

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- MARIN GIMENEZ HERMANOS SA presentó demanda en procedimiento de ORDINARIO contra CONSEJERIA DE EMPLEO, UNIVERSIDADES, EMPRESAS Y MEDIO AMBIENTE, Virtudes , en la que exponía los hechos en que fundaba su pretensión, haciendo alegación de los fundamentos de derecho que entendía aplicables al caso y finalizando con la súplica de que se dicte sentencia accediendo a lo solicitado.

SEGUNDO.- Que admitida a trámite la demanda, se ha/n celebrado los actos de conciliación, y en su caso, juicio/el acto de juicio con el resultado que obra en las actuaciones .

TERCERO.- En la tramitación de estos autos se han observado todas las prescripciones legales.

HECHOS PROBADOS

PRIMERO.- El día 22/07/2015, la trabajadora doña Virtudes ., prestaba servicios para la empresa MARÍN GIMÉNEZ HERMANOS SA, con CIF A30017883, con la categoría de auxiliar de conserva, ese día era el primero que trabajaba para la empresa, y en concreto se ocupaba en su turno de comprobar el posicionamiento de los melocotones para que entraran a la máquina que efectuaba su corte y extracción del hueso, a fin de que este se efectuase en forma adecuada, ya que caso de que no se realizara así quedaban inservibles para su uso.

SEGUNDO.- El accidente se produjo a hora indeterminada de la jornada, la actora estaba colocada a un lado de la mesa o cinta de trabajo y sus otras dos compañeras en el otro. De tal forma que la actora tenía que comprobar y reposicionar el doble de melocotones que circulaban hacia la maquina cortadora y extractora. En ese momento la actora acerco tanto la mano a la boca de la maquina citada que la misma le atrapo diversos dedos de la mano, otra trabajadora de la misma función apretó el botón de parada y la maquina efectuó la citada parada. No consta que en ese momento hubiera una pantalla de separación entre la mesa-cinta de trabajo y la boca de la máquina y, en caso de que si estuviera colocada, el hueco en su parte inferior permitía que las manos la atravesaran y la citada boca de la mampara estaba tan cerca de la máquina que permitía el atrapamiento.

TERCERO.- La actora fue evacuada desde Moratalla hasta el hospital comarcal del Noroeste donde se apreció lesiones en mano derecha, comunicado el accidente a la Mutua se acordó el traslado en ambulancia a su Hospital de Referencia en Levante, sito en Valencia, ello tras la cura de urgencia. Tras el tratamiento el INSS declaro a la actora en situación de incapacidad permanente total por resolución de fecha 09-11- 2016, con el siguiente cuadro "amputación de 3º y 4º dedo con muñones en buen estado. Hipoestesia de ambos dedos, ausencia total de movilidad de los mismos, 2º dedo con ba: mcf: 90º, ifp: 20º totales, 1fd: 20º con dificultad, la flexión queda a 3 cm de la palma de la mano no pudiendo ocluir el puño, solo útil para empuñadura y presa el 1º 5º dedo mano dominante". La empresa no comunico a la Inspección de Trabajo el accidente producido, por no considerarlo grave.

CUARTO.- Tras denuncia a la Inspección e investigación de esta se propuso y luego se acordó la existencia de una infracción GRAVE en su grado MÍNIMO. En fecha 16 de Mayo de 2016 se levanta acta de infracción, número NUM002 por considerar la inspección que la empresa en cuestión ha cometido las infracciones en materia de Seguridad y Salud de los artículos 14.1 (LA LEY 3838/1995) y 3 y 17.1 de la Ley 31/1995 de 8 de noviembre (LA LEY 3838/1995) de prevención de Riesgos Laborales en relación con lo dispuesto en el artículo 3.1 y 3.5 apartado 1.8 del Anexo I y apartados 1.1 y 1.4 del Anexo II del RD 1215/1997 (LA LEY 2897/1997) . Propuesta de sanción GRAVE en grado medio por importe de 2.046 € ( artículo 12.16 b ) y artículo 40.2 b) de la LISOS ). Recurrido en vía administrativa fue confirmado por Orden de fecha 23 de julio de 2018 dictada, por delegación del Sr. Consejero, por la Sra. Secretaria General de la Consejería de Empleo, Universidades y Medio Ambiente que desestima del Recurso de Alzada interpuesto contra la resolución de 18 de octubre de 2016 en referencia al Acta de Infracción NUM000 en relación al expediente administrativo nº NUM001 .

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Se articula por la empresa accionante, dedicada a la elaboración de conserva de frutas, demanda por impugnación de actos administrativos sancionadores contra la Orden de fecha 23 de julio de 2018 dictada, por delegación del Sr. Consejero, por la Sra. Secretaria General de la Consejería de Empleo, Universidades y Medio Ambiente que desestima del Recurso de Alzada interpuesto contra la resolución de 18 de octubre de 2016 en referencia al Acta de Infracción Nº NUM000 en relación al expediente administrativo NUM001 ; para sentencia a través de la cual estime la demanda, declare la nulidad del acto y subsidiariamente la reducción de la sanción impuesta. Por la CARM se opone a la demanda solicita la confirmación de la sanción, aunque existiera protección, el resultado del accidente demuestra que los miembros superiores de la trabajadora podían acceder a la zona de la maquina susceptible de causar las lesiones que se produjeron, recuerda la de presunción de certeza de las actas de la Inspección. Por parte de la representación de la trabajadora se señala que, no hubo comunicación de la empresa a la Inspección sobre la gravedad del accidente, la denuncia de la trabajadora se produjo cinco meses después del accidente, dado que creía que la Inspección tramita expediente, mantiene la presunción de certeza del acta de la Inspección y señala que, pese al tiempo trascurrido desde el día en que se produjo el accidente hasta el momento en que se persono la Inspección, la misma pudo constatar las deficiencias señaladas en el acta y que propiciaron el accidente.

Se practicó prueba testifical y documental en base a la cual se formó el criterio del Juzgador en la forma que se dirá, como también por la postura contradictoria de las partes en el acto del juicio.

Los hechos se declaran probados, en lo que respecta a la mecánica del accidente, en base a la conjunta apreciación del hecho, no negado, del atrapamiento de la mano de la trabajadora; y el contenido del informe de la Inspección y la testifical referida. El Juzgador hace constar la existencia de la protección, mal situada y configurada, pese a que del resultado de la prueba testifical existan serios indicios de que la protección fue colocada después del accidente y antes de la visita de la Inspección. A pesar de ello resulta evidente que dicha protección, en el dudoso caso de que hubiera estado colocada en el momento del accidente no resguardaba la integridad física de la trabajadora, no solo ante actos imprudentes, sino ante la aplicación meticulosa de su trabajo con el interés de conseguir una mejor y mayor productividad.

A los hechos son de aplicación la Ley 31/1995, de 8 de noviembre (LA LEY 3838/1995) de Prevención de Riesgos Laborales en sus artículos 14 , 15.4 y el 47.16.f ).

SEGUNDO.- De acuerdo a los establecido en la L 23/2015 (LA LEY 12049/2015) art.23; la LISOS art.53.2 ; la L 31/1995 art.9.3; y el RD 928/1998 (LA LEY 2149/1998) art.15; las actas extendidas por la ITSS tienen naturaleza de documentos públicos. Además, los hechos constatados por los funcionarios de la Inspección que se formalicen en las actas de infracción y liquidación con arreglo a los requisitos exigidos, gozan de la presunción de certeza, salvo prueba en contrario. Respecto a la presunción de certeza de las actas de inspección, el Tribunal Supremo (TS 23-5-97) viene manteniendo que la presunción de legalidad del acto administrativo desplaza sobre el administrado la carga de accionar para que no se produzca la figura del acto consentido, b. Este desplazamiento necesario no afecta a la carga de la prueba que ha de ajustarse a la regla general, según la cual, cada parte debe probar los hechos que constituyen el supuesto de la norma que invoca a su favor (TS 30-1-97), y la necesidad de actuar contra el acto de prueba aportado por la Administración (TS 8-5-00 (LA LEY 8126/2000)). c. La eficacia probatoria se ciñe exclusivamente a los hechos que por su objetividad son susceptibles de percepción directa por el inspector o a los inmediatamente deducibles de aquéllos o acreditados por medios de prueba consignados en la propia acta como pueden ser documentos o declaraciones incorporados a la misma (TS 24-6-91). La presunción de certeza pierde fuerza cuando los hechos descritos en el acta no han sido apreciados directamente ni la convicción que esta refleja es consecuencia directa de su investigación o comprobación por el inspector a través de pruebas dirigidas a tal fin (TSJ Castilla-La Mancha 8-3-07). No se reconoce presunción de certeza a las simples apreciaciones globales, juicios de valor o calificaciones jurídicas del inspector (TS 18-12-95). Cuando el acta reúne los requisitos normativamente establecidos constituye un medio documental de prueba que puede destruir - tras la valoración judicial- la presunción "iuris tantum" de inocencia (TS 5-10-98).

TERCERO.- Expuesto lo que antecede la relación de hechos probados en base a la prueba practicada, que no se limitó a la mera aportación del expediente administrativo, sino que también se compuso por la deposición de cuatro testigos, por cada una de las partes, de ellos solamente una de las deponentes estuvo presente en el momento del accidente. Se trata en concreto de una de las tres trabajadoras que estaban en el lugar de los hechos si momento del accidente, determina con claridad la desestimación de la demanda, pues el accidente de trabajo derivo de falta de medidas de seguridad imputable a la empresa, sin que a la trabajadora le sea de apreciar una imprudencia temeraria tal como se sostiene por la empresa. La premisa de la condena debe ser la consideración de que, de acuerdo a la LISOS en su artículo 5.2 En materia de prevención de riesgos laborales son infracciones laborales las acciones u omisiones de los diferentes sujetos responsables que incumplan las normas legales, reglamentarias y cláusulas normativas de los convenios colectivos en materia de seguridad y salud en el trabajo sujetas a responsabilidad.

En el caso de autos y en concreto en el acto del juicio, se produce una circunstancia dolorosa que no es extraña al acontecer diario de los Juzgados, de que desarrollan sendas y contradictorias versiones, que no pueden resultar más que de una intencionalidad de variar la verdad de lo ocurrido. Los trabajadores con vinculo y responsabilidad con la empresa, mantiene la existencia de la mampara-pantalla que impedía acercarse a la máquina, la única trabajadora de las dos que manejaban el sistema al momento del accidente (además de la parte interesada), niega la existencia de la mampara o pantalla, lo cual daría lugar a que la misma se colocó, presuntamente, tras el accidente y antes de que se personara la Inspección. El resultado final, aunque un tanto vergonzoso para quien provoca tal alteración en el juicio, es indiferente pues de todas formas cuando la Inspección se persona, comprueba que la colocación de la mamparano impedía el atrapamiento de las manos de los trabajadores, pues entre la misma y la boca de la maquina no había la suficiente separación para que esto no se produjera. Esto, además de estar plenamente acreditado por la actuación técnica inspectora, lo está también por una prueba mucho más contundente, expresiva y gráfica; las lesiones que la trabajadora sufrió por el citado atrapamiento, si la mampara hubiera protegido a la trabajadora desde una distancia mayor, nunca se habría producido el citado atrapamiento.

Pero es más, la actitud empresarial y la citada prueba testifical, crean serios indicios en el Juzgador de que, en el momento del accidente, no había protección alguna contra el atrapamiento, por un lado la empresa no activo el protocolo de una accidente grave y no dio cuenta a la Inspección; sostiene que desconocían la gravedad de las lesiones, lo que resulta dudoso, dado que la trabajadora cayo lesionada inmediatamente, se activó la parada automática de la máquina y alguien de los cargos medios o superiores de la empresa debió acudir a ordenar los momentos posteriores al accidente; no cabe otra racionalidad. Por otro lado, la única testigo que estaba presente en el momento del accidente depone claramente negando la existencia de la pantalla de protección. No va a entrar el Juzgador en un juego de remisión testimonios al Juzgado de Guardia sobre la comisión de un delito de falso testimonio, en nada afecta al actual juicio; pues lo que está claro es que las omisiones de las medidas de seguridad fueron, cuando menos de la intensidad sostenida por la Inspección. Quedará para otros procedimientos, al parecer en marcha, dilucidar otras responsabilidades, lo que ahora consta es que la empresa obro mal, pues oculto la gravedad del accidente, pese a que le constaba, y antes obro también mal, pues no adopto las medidas precisas para salvaguardar la integridad física de la trabajadora.

Busca amparo la empresa en la alegación de que la trabajadora obro con imprudencia temeraria. Carece de base la aseveración, el empresario al adoptar las medidas de seguridad está obligado a prever, no solo la conducta más cumplidora del trabajador, sino también la conducta imprudente. Pero en este caso no se produce ninguna prueba de la conducta imprudente, pues en el dudoso caso de que existiera la pantalla de protección, resulta evidente que la misma precisaba de un orificio por su parte baja para que la futa pasara a la maquina cortadora; y resulta también evidente que el orificio permita por su altura no solo que pasara la fruta sino también las manos y; lo que es peor, el orificio estaba tan cerca de la boca de entrada de la máquina que, de existir, permitía el atrapamiento. En definitiva, si existió la defensa, el error en su planeamiento y aplicación, fue tan grave que permitió el accidente, respecto a una trabajadora que, siendo la única de su lado en la cinta ponía especial dedicación en conseguir que la futa entrara en su posición debida a la cortadora.

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.

FALLO

Que desestimando la demanda interpuesta por la empresa MARÍN GIMÉNEZ HERMANOS SL contra la CONSEJERÍA DE EMPLEO, UNIVERSIDADES, EMPRESA Y MEDIO AMBIENTE de la CARM; y doña Virtudes , debo absolver a estas de aquella, confirmando íntegramente la resolución administrativa.

Notifíquese esta sentencia a las partes advirtiendo que contra ella podrán interponer Recurso de Suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia que deberá ser anunciado por comparecencia, o mediante escrito en este Juzgado dentro de los cinco días siguientes a la notificación de esta Sentencia, o por simple manifestación en el momento en que se le practique la notificación. Adviértase igualmente al recurrente que no fuera trabajador o beneficiario del Régimen público de Seguridad Social, o causahabiente suyos, o no tenga reconocido el beneficio de justicia gratuita, que deberá depositar la cantidad de 300 euros en la cuenta abierta en BANESTO a nombre de este Juzgado con el num. 3069 acreditando mediante la presentación del justificante de ingreso en el periodo comprendido hasta la formalización del recurso así como, en el caso de haber sido condenado en sentencia al pago de alguna cantidad, consignar en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en BANESTO a nombre de este juzgado, con el nº 3069000065(----/--) más número de procedimiento y año, la cantidad objeto de condena, o formalizar aval bancario por dicha cantidad en el que se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista, incorporándolos a este Juzgado con el anuncio de recurso. En todo caso, el recurrente deberá designar Letrado para la tramitación del recurso, al momento de anunciarlo.

Llévese a los autos copia testimoniada de la presente que se unirá al libro de sentencias.

Así por esta mi sentencia, definitivamente juzgando, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN.- Dada, leída y publicada ha sido la presente resolución por el mismo juez que la dicta, estando constituido en Audiencia Pública en el día de la fecha. La Secretaria. Doy fe.

Añadir comentario1Comentarios
SEPROSS Legal|12/12/2019 18:46:11
Que el 14/11/2019 un titular como este: 'Riesgos laborales: la compañía está obligada a prever las imprudencias del trabajador' sea noticia en un gran medio de comunicación (https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/11/14/legal/1573714610_292398.html) es para que nos lo hagamos mirar. No es sino un indicador palmario del grado de conocimiento y aplicación de la Ley 31/95 de PRL. Y es que desde el 10/02/1996, transcurrido el plazo transitorio para la entrada en vigor de la citada Ley, es de obligada aplicación lo que dice su artículo 15.4: "La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador.", lo cual deja poco lugar a la duda, y en mala posición a quien se sorprende o cuestiona el pronunciamiento judicial. No está mal que tengan que transcurrir casi 24 años para que un aspecto capital de la Ley que regula la Seguridad y Salud laboral en nuestro país, se asuma. Más vale tarde... Notificar comentario inapropiado
Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar

Últimos tweets

NÚMEROS DISPONIBLES

Scroll